• bus

    LOS NIÑOS ENFERMOS Y LA ESCUELA

    ¿MANDARLOS? O ¿NO MANDARLOS?

    ¡HE AQUÍ EL PROBLEMA!

                                                                                 

           A veces puede resultar difícil decidirse si mandar a su hijo a la escuela o no, cuando no se siente bien.  Cuando su hijo se enferma, casi nunca es una situación conveniente.  Con frecuencia hay que tomar en cuenta los horarios de trabajo, arreglos para atender a los niños, el transporte y otros asuntos de la familia con respecto a esta decisión, y obviamente quiere hacer lo mejor para la salud del niño.

           ¡En el distrito escolar de Denton tenemos la fuerte convicción de que la buena asistencia es crucial para el éxito del alumno en la escuela!  Tienen que estar presentes para poder aprender.  También hay razones importantes por mantener a su hijo en casa, y por tanto, aquí les ofrecemos algunas pautas importantes para tener en cuenta cuando les escuche decir:  “Estoy enfermo; no quiero ir a la escuela hoy.”  Estas pautas son las normas de práctica para el departamento de servicios de salud del distrito escolar de Denton, y fueron aprobados como política por la Junta de Regentes (FFAC-Local).  Fueron elaboradas a partir de las leyes de Texas que exigen la exclusión para enfermedades contagiosas que se podrían propagar en la escuela.  Hay que respetar estas pautas para la comodidad y la seguridad de todos nuestros alumnos. 

    Los niños que presentan estos síntomas deben quedarse en casa hasta que hayan pasado 24 horas sin síntomas sin la ayuda de medicinas, o hasta que su médico mande un recado haciendo constar que el mal no es contagioso y que está bien que su hijo regrese a la escuela

     

    • FIEBRE – mida la temperatura de su hijo con un termómetro, y si tiene más de 100 grados Fahrenheit, no lo mande a la escuela, ni siquiera por un tiempito por la mañanaNo le hace ningún bien a la salud del niño darle medicina para bajarle la fiebre para luego mandarlo a la escuela...así sólo le baja la temperatura por un tiempito, sin resolver la enfermedad que está causando la temperatura.  Si el niño va a la escuela enfermo (y hasta en estado de contagio) no sólo expone a los demás niños a la enfermedad, sino que también hace que se tarde más para curarse.  De todas maneras, cuando deja de surtirle efecto la medicina y le vuelve a subir la temperatura, habrá que ir a recoger al niño, habiendo perdido un tiempo valioso cuando se podría haber estado recuperando.   El niño tiene que haber estado sin fiebre por 24 horas –sin el uso de medicinas– antes de volver a la escuela.

     

    • VÓMITO O DIARREA – hasta no saber que éstos no son síntomas de alguna enfermedad contagiosa, como por ejemplo un virus estomacal, debe mantener al niño en casa.  Piense en lo incómodo que pueden ser estas dos cosas, incluso para un adulto que puede controlarse más, y de la ansiedad y la pena que le puede causar en la escuela si tiene que ir seguido al baño, o si se siente mal en su salón.  Si el vómito o la diarrea ocurre más de una vez al día, o si vienen asociados con fiebre, debe mantener al niño en casa.  Incluso si le pasa una sola vez antes de ir a la escuela y el niño se siente mejor de inmediato, todavía es aconsejable observarlo por unas horas para ver si le vuelve a pasar antes de mandarlo a clase.  Si su hijo se pasa todo el día en la escuela sintiéndose mal, ¡no va a estar aprendiendo mucho!  


     

    • SARPULLIDO –  si el sarpullido está supurando, el niño tiene que quedarse en su casa hasta que un médico le aplique un tratamiento y haga constar que está bien que regrese a la escuela, o hasta que el sarpullido se haya desaparecido, secado o cicatrizado, sin que broten más puntitos.  Cuando el sarpullido está asociado con fiebre, el niño no podrá presentarse a la escuela hasta que pase 24 horas sin fiebre sin medicamentos.  A veces un sarpullido es señal de una enfermedad contagiosa como la varicela.  A veces los sarpullidos no son contagiosos, pero sí causan incomodidad y comezón por haberse rozado con algo que le produjo una reacción alérgica.  En este caso, aunque por cierto ir a la escuela sería una buena opción, le rogamos pensar en alguna medida para su comodidad como sería un antihistamínico, respetando las normas del distrito en cuanto al suministro de medicamentos en la escuela y platicando con su médico o la enfermera de la escuela de un posible tratamiento.

     

    ·         OJOS ENROJECIDOS, SOBRE TODO SI TAMBIÉN LE SALE PUS O SI TIENE LOS OJOS PEGADOSesto podría indicar la conjuntivitisLa conjuntivitis no siempre tiene que ser contagiosa.  A veces puede ser una simple reacción alérgica u otra irritación que produce el enrojecimiento, pero hasta no estar seguros –en otras palabras, tenemos que tener un recado del médico indicando que no hay peligro de contagio, o hasta que el enrojecimiento y el pus haya desaparecido por completo– su hijo tiene que quedarse en casa. 

     

    ·         PEDICULOSIS (PIOJOS) O LADILLAS estos insectos producen incomodidad y comezón en la piel y podrían infectarse.  Las leyes del estado dictan que el alumno que presente estas infestaciones tiene que ser excluido de la escuela.  En caso de presentarse, pregunte a la enfermera de la escuela para informarse del tratamiento y de cuándo puede volver su hijo a la escuela.

     

    Si su hijo tiene otros síntomas como son dolores de cabeza, calambres, dolor de garganta, tos o mocos que no lo obliguen a quedarse en casa, pero les produzcan incomodidad estando en la escuela, le rogamos platicar con su médico sobre el uso de algún medicamento con o sin receta, y recuerde que tiene que observar los requisitos del distrito en lo que se refiere a suministrarlos en la escuelaHable con la enfermera de la escuela, si no está seguro de estos requisitos. 

     

    Los niños que están realmente enfermos se van a curar mejor y más rápido cuando puedan descansar bien en su casa, tomando muchos líquidos para hidratarse y alimentos sanos.  La enfermera de su escuela está a su disposición para ayudarle en horario de clases al número que aparece más abajo, o puede hablar a la directora de servicios de salud al 369-0280.  Habiendo considerado la posibilidad de propagarse infecciones en la escuela y pensando en el bienestar de todos los niños, siempre haremos lo posible para ayudarles a tomar una buena decisión, basándonos en nuestra experiencia y conocimientos como enfermeras tituladas.¡Nuestras metas son las mismas que las suyas– la salud, la seguridad y el éxito escolar de su hijo!  ¡Gracias!